Los Medicamentos Antroposóficos

El conocimiento de las sustancias que se utilizan en los medicamentos antroposóficos, se basa en una ampliación del conocimiento científico acerca de la naturaleza de los minerales, plantas, animales y del ser humano, y la manera en que estos se relacionan con el universo físico y espiritual, y mutuamente. Dicha ampliación fue desarrollada por Rudolf Steiner en el marco de una verdadera ciencia espiritual conocida como Antroposofía.

El ser humano puede avanzar en el desarrollo de sus capacidades cognitivas latentes, y con ello acceder paulatinamente a la percepción y conocimiento de una realidad anímico espiritual, a una ampliación del conocimiento de sí mismo y del mundo, caminos que la Antroposofía ha propuesto en múltiples escritos y conferencias. Gracias al desarrollo de dichas capacidades latentes, cada mineral, cada planta y animal, cada ser humano, presenta una nueva faceta que antes no se podía percibir. Por ejemplo, se puede llegar a percibir y conocer, entre otras experiencias, que los minerales no son sólo materia inerte; se llega a contemplar que los minerales tiene una acción concreta e identificable sobre el ser humano, sobre todo sobre la vida de sus sentimientos y de su voluntad. Se puede llegar a descubrir que los minerales, y en especial ciertos metales, tienen una relación directa con los planetas de nuestro sistema solar, y que en dicha relación se conjuga una influencia saludable o dañina sobre el ser humano. De hecho, se puede llegar a comprender que los metales primordiales reconocidos en la ciencia espiritual, a saber el fierro, cobre, plata, estaño, oro, mercurio y plomo, dan forma a los sentimientos del ser humano durante el día, y por la noche, a su voluntad. Cuando el ser humano se enfrenta conscientemente a la influencia de los planetas y metales, desarrolla los sentimientos adecuados a su naturaleza esencial, y forma actos en libertad, transmutando la influencia perniciosa que cada metal ejerce. En el oro se presenta un ejemplo de este hecho; sobre el oro se llega a comprender y a observar que este tiene una íntima afinidad con el Sol, y como tal, posee un aspecto saludable, pero como metal también uno "caído". Cuando el oro ejerce este efecto pernicioso, arrastra la voluntad del hombre y sus sentimientos hacia la búsqueda y ejercicio del poder, en cambio, cuando el ser humano lo enfrenta conscientemente, y se sobrepone a su influencia negativa, puede desplegar los sentimientos y actos del aspecto elevado provenientes espiritualmente desde el sol, a saber, el amor, el oro al servicio del bien de otros y no de uno mismo.

Las plantas también pueden comenzar a aparecer bajo una nueva perspectiva cuando las capacidades latentes en todo ser humano se despliegan; en las plantas se llega a apreciar, entre otras experiencias, que ellas no sólo tienen una vinculación directa con el sol, sino vitalmente con el calor, y de esta dependencia se llega a conocer que la multiplicidad de plantas y sus distintas cualidades terapéuticas están estrechamente vinculadas con el calor. Esto se comprende fácilmente si se piensa cuán distintas son las plantas que son originarias de lugares fríos: ellas crecen más delicadamente, tanto en textura, tamaño y fragancia, que las originarias de lugares cálidos.

El ser humano mismo también aparece bajo una nueva faceta cuando se despliegan aquellas facultades latentes mediante un trabajo espiritual; las distintas sustancias que se elaboran como medicamentos antroposóficos van a obrar fortaleciendo el vinculo entre lo anímico y espiritual del ser humano con su corporalidad biológica, o bien, debilitando dicho vínculo. Toda enfermedad corresponde a un desequilibrio entre la relación de lo espiritual con lo físico. Durante el período escolar, la medicina antroposófica busca acercar lo anímico-espiritual hacia lo físico-biológico, ayudando a asentar las bases físicas de las capacidades espirituales, como por ejemplo el pensar o la memoria, en cambio, hacia el final de la vida, el médico antroposófico ayudará a que lo espiritual se independice de lo físico y así preparar el camino de su paciente más allá de la muerte.

Corresponde a la medicina actual y del futuro, ampliada por la Antroposofía, velar porque el ser humano pueda establecer un sano equilibrio entre su naturaleza espiritual y su naturaleza biológica, ya que sólo así este podrá cumplir adecuadamente su designio aquí en la tierra. Los medicamentos antroposóficos derivados de sustancias minerales, vegetales y animales, son una ayuda para que el ser humano pueda llevar a cabo su misión, aquello que late en lo profundo de su naturaleza y que busca desplegarse.

Rudolf Steiner durante sus conferencias realizaba dibujos en pizarras, plasmando artísticamente las ideas de la Antroposofía
pizarra ga347 Dibujo sobre pizarra elaborada por Steiner durante un ciclo de conferencias denominadas "El conocimiento del ser del hombre según cuerpo, alma y espíritu. Sobre los primitivos estadios de la Tierra". Vol. I. Ciclo de 10 conferencias en Dornach, Suiza, desde el 19 agosto al 30 septiembre de 1922. GA 347.
 

Carmela Ramírez 427, La Reina, Santiago, Chile
Fono-Fax: (+56 2) 22263311